Chantaje emocional

Hola a tod@s después de un periodo de inactividad, Psicovitale vuelve con fuerza otra vez!

Queríamos retomar nuestro blog con una tema que sale frecuentemente en consulta: el chantaje emocional.

¿En qué consiste?

El chantaje emocional consiste en manipular o intentar controlar lo que piensa, hace o siente otra persona, utilizando las emociones y sentimientos. Frases del tipo “tú verás lo que haces” o “si te va mal no me pidas ayuda” son sólo algunos ejemplos que resumen este tipo de comportamiento.

Solemos pensar que las personas que realizan chantaje emocional son personas egoístas y con maldad, pero en realidad cualquier persona puede llegar a hacerlo. De hecho, normalmente este tipo de chantaje suele provenir de personas cercanas que pueden anticipar nuestra forma de sentir, pensar y actuar.

¿Por qué funciona el chantaje emocional?

El chantajista sabe que utilizando sus “armas” producirá una serie de emociones negativas en la otra persona, tales como miedo, culpa o indefensión. Además  sabe que su “víctima” no podrá gestionar esas emociones de otra forma que no sea obedeciendo a sus deseos. Como siempre que hace chantaje consigue lo que quiere hace que su comportamiento se vea “reforzado” y por tanto, vuelva a comportarse así siempre que no esté de acuerdo con algo o quiera conseguir algo de otra persona.

¿Es el chantaje emocional una forma de maltrato?

Cuando el chantaje emocional se lleva al extremo, menoscabando los derechos de la otra persona se convierte en una forma de maltrato psicológico. Las consecuencias para la persona que lo sufren pueden conllevar problemas de baja autoestima, y sentimientos extremos de ira y/o indefensión.

chantaje

¿Qué podemos hacer para protegernos?

  • Ser conscientes de que no somos responsables de la situación.
  • Darnos tiempo para pensar. Para ello, se puede aplazar la conversación.
  • Hacer que el chantajista asuma su responsabilidad, haciéndole ver que su opinión no es una verdad universal sino una opinión particular
  • Expresar de forma abierta y asertiva nuestra opinión defendiendo nuestros sentimientos y pensamientos, a la vez que hacemos ver al chantajista que aceptamos pero no compartimos su opinión.

Esperamos como siempre que este artículo os sea de ayuda. Recordad que si lo necesitáis podéis contactar con nuestro equipo de profesionales para realizar una consulta sobre este o cualquier otra tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *