Archivo por meses: septiembre 2012

La adicción y sus consecuencias ¿cómo superarlo?

La adicción es una enfermedad primaria o más bien un síndrome constituido por un conjunto de signos y síntomas característicos.

A lo largo del tiempo han existido y existen muchos tipos de adicciones. La adicción puede ser de carácter químico o conductual. Son adicciones químicas las drogas, alcohol, nicotina; y conductuales, el juego, entre otras.

Estas adicciones constituyen uno de los problemas más graves a los que se enfrenta hoy en día nuestra sociedad. Sin embargo, la mayoría de ellas pueden ser tratadas con éxito de la misma manera.

Podemos preguntarnos el por qué se consumen estas sustancias. La respuesta es que son sustancias a las que las personas pueden volverse adictas dado que producen un efecto excitante o relajante.

Si hablamos de dependencia debemos considerar, aparte de la dependencia física, la dependencia psíquica que producen estas sustancias.

Consecuencias de las adicciones

– Pérdida de control de la adicción, caracterizada por episodios compulsivos que llevan a invertir tiempo y energía importantes en la conducta adictiva, de modo que cada vez más el adicto funciona con más dificultad en su vida en general. Mientras el adicto insista en seguir con la adicción, el descontrol seguirá afectándolo.

– Daño o deterioro progresivo de la calidad de vida de la persona debido a las consecuencias negativas de la práctica de la conducta adictiva. Este deterioro se da en todas las áreas de la vida del adicto y se produce de manera progresiva, a través de las distintas etapas de la enfermedad adictiva.

– Uso de la adicción a pesar del daño producido, lo cual se manifiesta como la práctica continuada de la conducta adictiva, a pesar del daño personal y familiar involucrado como consecuencia de la adicción. Este síntoma es característico de la adicción y, cuando se presenta, es un marcador importante para el diagnóstico.

– Negación o Autoengaño, cuya función es la de separar al adicto de la conciencia que tiene sobre las consecuencias de la adicción en su vida. De esta manera se reduce la ansiedad y, además, se establece un equilibrio del cual el adicto se resiste a salir, y que además es la razón por la que el adicto insiste en volver a seguir con la adicción aún después de una crisis.

– La memoria eufórica es un proceso de memoria selectiva mediante el cual, de manera automática, aflora un recuerdo de la euforia asociada con episodios de la adicción en el pasado. No se recuerdan el sufrimiento o las consecuencias negativas. Por esta razón la memoria eufórica es un factor importante en las recaídas y en facilitar el autoengaño característico de la adicción.

– El pensamiento adictivo se le denomina al conjunto de distorsiones del pensamiento propias de la adicción, además de la negación y el autoengaño, estas distorsiones tienden a facilitar el proceso adictivo y despegan al adicto de la realidad de su enfermedad.

– La conducta de búsqueda es un conjunto de conductas aprendidas durante el proceso adictivo que de manera subconsciente acercan al adicto con la sustancia o con la conducta de su adicción, así como a las personas, lugares o situaciones relacionadas con su adicción. Esta conducta es evidente para los que observan al adicto, pero no así para el adicto, quien no se da cuenta del riesgo.

– Los deseos automáticos son disparados por las situaciones, los lugares y las personas relacionadas con la adicción, de modo que evocan memorias eufóricas asociadas a deseos de continuar con la adicción, que se acompañan de ansiedad e ideas repetidas de la misma. Estos deseos se siguen presentando por meses aún cuando el adicto esté en abstinencia y en recuperación.

– Obsesión o preocupación excesiva con respecto a las situaciones relacionadas con el consumo de sustancias psicotrópicas o prácticas de conductas. Esto lleva a invertir una energía mental desproporcionada en el proceso de adicción que resta a las actividades vitales importantes del adicto.

– Congelamiento emocional, producto de los cambios bioquímicos en el cerebro y, además, de las distorsiones psico-emocionales del proceso adictivo. Dificultad para identificar, manejar e interpretar los sentimientos, así como una actitud de intolerancia a algunas emociones, buscando la adicción como una forma de anestesia emocional.

Estos síntomas se pueden presentar todos juntos o de manera aislada y con distinta intensidad en un momento dado mayor o menor, así como pueden variar a lo largo del tiempo y con el avance de la enfermedad adictiva.

Pasos para superar una adicción

1. Lo más importante es admitir que tienes un problema, que estás dispuesto a corregirlo y abierto al cambio.

2. Todas las personas que padezcan una adicción deben deshacerse de todos sus prejuicios, abrir su mente y estar dispuestos a ser ayudados y llevar a cabo un tratamiento personalizado por un profesional.

3.  Intenta superar tu adicción uniéndote a una actividad, un equipo de algún deporte u otra clase de grupo, te ayudará a hacer nuevos amigos y comenzar un nuevo capítulo en tu vida en el cual la adicción no forma parte de ella.

4. Participa en grupos de apoyo que utilizan un conjunto de principios para recuperarse de comportamientos adictivos, compulsivos o de otra índole.

5. Es importante que acudas a terapia individual. Hay muchos métodos y técnicas para superar las adicciones, entre ellos,  la Terapia cognitivo-conductual, para cambiar y suprimir tus adicciones por unos hábitos de vida más saludables. También existe un modelo alternativo de recuperación que no requiere abstinencia total, sino que enseña un comportamiento racional y un uso racional de todas las sustancias. Este modelo se basa en que el abuso de una sustancia es un comportamiento aprendido y que cualquier comportamiento aprendido se puede des-aprender y ser reemplazado por comportamientos más apropiados. Este método te permitirá ganar confianza y dejar tu adicción poco a poco atrás de una manera saludable.

Si estás pasando por un problema de adicción, conoces a alguien que esté pasando por ello y no sabes cómo enfrentarlo y superarlo, te recomendamos que acudas a un especialista.

¡En PSICOVITALE podemos ayudarte a superarlo!

¡No quiero volver al trabajo!: Síndrome Postvacacional

Hola a tod@s!

Queremos dedicar nuestro primer post a un tema que es importante después de estar de vacaciones: el síndrome postvacacional.

Si desde que has vuelto de vacaciones te sientes triste, angustiado, sin ganas de hacer nada y tienes dificultad para concentrarte puede que estés experimentando este síndrome. Esta apatía y malestar se traduce en un peor rendimiento en el trabajo y conflictos con los familiares más cercanos (p.e. la pareja). Esto viene demostrado en el mayor número de divorcios y rupturas que se producen tras el periodo estival.

Algunas explicaciones que se dan se refiere al cambio de horarios experimentando, sin embargo, también puede darse por factores psicológicos. En la medida en que no nos gusta lo que nos rodea o lo que hacemos habitualmente, tenemos mayor probabilidad de experimentar este síndrome.

Si te sientes así no tienes que angustiarte sino pensar que es una gran oportunidad para reflexionar sobre tu vida, tu trabajo, tu relación de pareja, etc. Intenta pensar qué aspectos positivos y negativos tiene cada aspecto y proponte objetivos para intentar mejorar los negativos. De esta forma, estarás motivado por alcanzar nuevas metas y hará que enseguida te encuentres mucho mejor.

Además de esto, os dejamos algunos otros consejos que os pueden hacer más llevadero la vuelta al trabajo:

  • Establece un período de readaptación a la vuelta de las vacaciones. Intenta volver unos días antes de incorporarte al trabajo para poder ir asimilando el cambio y combina los pequeños placeres del verano, como el aperitivo o tomar unas cañas, con los hábitos cotidianos, como acostarse más pronto o echarnos la siesta.
  • No le des mucha importancia. Piensa en positivo: reencuentro con compañeros, vuelta al gimnasio y la vida activa. Plantéate que vuelves con energía renovada. Planifica viajes y otras actividades, aunque sean de corta duración para la vuelta se haga menos dura.
  • Evita comenzar un lunes. Reduciremos el impacto psicológico.
  • Asume responsabilidades poco a poco. No intentes solucionar todo lo acumulado en el primer día, ve poco a poco, gradualmente. Se consciente de que en unos días te habrás adaptado perfectamente y rendirás al 100%.
  • Haz ejercicio. Te ayudará a liberar el estrés del cambio, a relajarte y a superar los síntomas de la vuelta.
  • Cuida las comidas. No te saltes ninguna e intenta que sean saludables. Ayudarás a tu cuerpo.
  • Descansa. No pases de dormir 10 horas diarias a dormir 5. Intenta mantener tu ritmo de sueño de 7 u 8 horas diarias.

Esperamos que estos consejos os sean de ayuda y ya sabéis, si a pesar de ello os seguís encontrando mal después de un par de semana no dudéis en consultar con un profesional.

¡PSICOVITALE VUELVE DE VACACIONES CON LAS PILAS CARGADAS!

Hola a tod@s!

Tras el periodo vacacional, PSICOVITALE vuelve con más fuerza que nunca para continuar ejerciendo su labor profesional, atendiendo vuestras consultas terapéuticas, dando consejos y mucho más!

Tras este lapso de tiempo, se nos han acumulado innumerables consultas, por lo que pedimos paciencia a nuestros pacientes, ya que todas y cada una de ellas serán contestadas y resueltas durante estos meses con la mayor rapidez y eficacia posible.

Desde PSICOVITALE, queremos agradeceros la confianza depositada en nosotros y que esperéis pacientemente nuestra respuesta a vuestras consultas.

Un saludo,

EL EQUIPO DE PSICOVITALE

Image