El fantasma de las relaciones de pareja: Los celos

¿Qué son los celos?

Cuando una pareja presenta los celos como un problema persistente, suponemos que son parte de ambos miembros de la pareja; y esto surge sin aviso en un momento específico, cuando una de las dos personas se comporta de una manera que activa en sí mismo el miedo a la traición.

La persona celosa adopta una actitud de vigilancia y desconfianza, y la persona vigilada adopta actitudes de reserva y resentimiento.

Los celos hacen que ambos miembros de la pareja pasen por sentimientos de amor y odio, indefensión y agresión, culpar al otro(a) y culparse a sí mismos.

La persona celosa vive en un estado de trance, caracterizado por fantasías, miedos y asociaciones irracionales. También tiende a volverse cada vez más obsesiva y está continuamente preocupada por la ‘‘tercera’’ persona del triángulo amoroso que cree que está entrometiéndose en la pareja.

Los celos a menudo se confunden con la envidia, pero aún cuando ambas están relacionadas, son experiencias diferentes. La envidia es una experiencia que tiene que ver con que la persona envidiosa quiere algo que la persona envidiada tiene como, por ejemplo, éxito, belleza o poder. Los celos se relacionan con la pérdida de la persona amada frente a un supuesto “rival”.

Los celos pueden ir desde lo normal a lo patológico.

  • El primer grado, o lo que se denomina como ‘‘celos normales’’ se refiere a sentirse momentáneamente amenazado por una relación paralela reconocida públicamente.
  • El segundo grado incluye miedos anticipatorios y obsesiones.
  • El tercer grado es lo que se ha descrito como ‘‘síndrome de Otelo’’, una enfermedad basada en distorsiones, ideas sobrevaloradas, paranoia e incluso delirio.

También hay una variedad de situaciones reales que dan lugar a sentir celos “normales” y  hay que tener en cuenta. Por ejemplo, a veces existe una traición real y la persona se siente celosa y amenazada por una razón clara.

Por otro lado, no es ajustado que una persona que está traicionando a su pareja esté preocupado(a) por sus propias fantasías y su culpabilidad; y proyecte sus sentimientos, acciones y deseos en el otro miembro de la pareja, reaccionando a sus proyecciones como si fueran reales y sienta celos. Esto podría denominarse como “celos patológicos”.

Tareas para manejar los celos en la pareja

  1. Crear entre los dos límites que sean aceptables para ambos.
  2. Mantener un balance entre seguridad y libertad, tanto en forma individual como conjunta.
  3.  Manejar las inseguridades personales y las incertidumbres del amor apoyándose en la confianza hacia el otro.

Para una buena relación de pareja…

Para establecer una buena relación de pareja, dos personas deben establecer límites comunes, aceptables y sanos alrededor de su unión y que diferencien su relación de todas las demás. Esta tarea se lleva a cabo adoptando normas sociales y culturales; y a través de una negociación en la que ambos miembros de la pareja estén conformes. Por ejemplo, negociar qué es privado para cada uno y qué se puede compartir.

Para mantener la vitalidad en sus relaciones de largo plazo, la mayoría de las parejas necesitan un balance entre seguridad y libertad.

Sin embargo, las parejas que tienen dificultades con los celos, terminan en extremos opuestos, donde un miembro se siente amenazado por la separación y el otro insiste en el derecho a la libertad.

Enfrentarse al amor

Cuando nos enamoramos debemos saber que pueden darse sentimientos de vulnerabilidad y riesgo con respecto a la persona amada. Debemos enfrentarnos al hecho de que nuestros corazones pueden romperse y podemos perder a la persona amada a causa de la traición, el rechazo, el divorcio, la muerte, etc. En último término, es importante saber que no tenemos control sobre los sentimientos y acciones de la otra persona. Al mismo tiempo, debemos confiar día a día en que podemos contar con la persona que amamos. Para sostener una relación a lo largo del tiempo, debemos manejar estas contradicciones existenciales del amor adulto haciéndonos cargo de nuestros miedos y vulnerabilidades de formas que no sean perjudiciales para la relación, ya que no se puede predecir  nada en cuestiones del amor.

Cuando los miembros de la pareja no logran abordar sus sentimientos desde el punto de vista de lo que es bueno para la relación, los celos pasan rápidamente del miedo a perder a la persona amada, a formas perjudiciales por recuperar el poder y el control, por lo que hay que tener cuidado y no llegar a esto.

Rompiendo con el mito de “cuantos más celos sienta o muestre mi pareja más me quiere”

Es importante saber que los celos no son una muestra de amor. Que tu pareja sienta más celos, no quiere decir que te quiera más, sino que confía menos en ti y son una  muestra de inseguridad nada saludable. Por lo que si tu relación de pareja se basa en los celos es aconsejable trabajar en ello con un terapeuta para acabar con esta problemática y conseguir una relación saludable, ya que el pilar de una relación se basa en la confianza mutua.

Los celos son ‘‘el dragón que asesina el amor fingiendo querer mantenerlo vivo’’ (Ellis, 1922).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *