¡Vaya resaca!

Hola PsicoAmig@s!

¿Este fin de semana habéis abusado de los excesos?, ¿Habéis tenido alguna cena de empresa, salida con amigos/as, fiesta, compromiso…?

alone-62253_960_720

Os habéis pasado con la bebida y la comida y al día siguiente os habéis levantado diciendo: “¡Oh Dios mío, no puedo con mi vida!, ¡Me encuentro fatal!”

Pero lo peor de todo es que ya el cuerpo no aguanta como cuando teníamos 18 añitos…Sino que ahora sales un día más de la cuenta y sientes que te tiras todo el fin de semana hecho polvo, y llega el primer día de la semana y dices pero…¿Ya es Lunes?, ¡Si no puedo con mi vida!, ¡Me va a estallar la cabeza!

Pues bien, hoy os traigo unos consejos rápidos y eficaces, las tres “T”, a modo de primeros auxilios, para aliviar ese malestar que tenéis:

  • Tómate 5 minutos para relajarte. Respira profundamente por la nariz, aguanta el aire en los pulmones unos segundos y suéltalo lentamente por la boca. Repite este proceso varias veces. La respiración profunda hace que nuestros músculos se relajen, se oxigene la sangre y te sientas mucho mejor.
  • Tómate un té o café bien calentito. Éstas son bebidas estimulantes, ya que ambas contienen cafeína y harán que tu cerebro se mantenga activo durante el día.
  • Tómate un descanso de 5 minutos cada dos horas de trabajo aproximadamente. El cerebro trabaja y rinde mejor cuando se hacen periodos de descanso que cuando se trabaja del tirón.

Y recuerda, estos consejos son eficaces para momentos puntuales. Procura la próxima vez no pasarte con los excesos.

Disfruta, pero siempre con cabeza. 🙂

 

Vanessa Vizuete, Magister en Inteligencia Emocional y Salud.

“Somos lo que pensamos”: La influencia de los pensamientos positivos en nuestro bienestar.

Hola PsicoAmig@s!

¿Queréis aprender algo sobre los pensamientos positivos?

Tu bienestar no se nutre solo de alimentos, también debes alimentarte de pensamientos positivos para sentirte bien y ser feliz.

menú positivo

Por ello, hoy quiero que reflexiones y pienses qué cosas son las que te hacen sentir bien. No tienen que ser cosas materiales necesariamente. Si te paras a pensar te darás cuenta que, seguramente, lo que más feliz te hace son aquellas pequeñas cosas de la vida como, por ejemplo, dar un paseo, disfrutar de la compañía de alguien que te agrada, un abrazo, un beso…

Así que te voy a proponer algo muy sencillo y que te va a hacer sentir muy bien. Coge papel y lápiz para anotar. Vas a confeccionar un menú positivo del que te vas a nutrir cada día. Es muy sencillo y solo te llevará unos minutos.

Para poder desarrollarlo, imagínate el menú de una carta de un restaurante que frecuentes. ¿Qué te pedirías en ese menú? Un primer y segundo plato y un postre que más te guste, ¿verdad? Pues este menú positivo consiste en eso. ¿Qué cosas positivas te pedirías en el menú de tu vida para sentirte bien?

¿Ya tienes papel y lápiz?

Anota:

Mi menú positivo 🙂

Para desayunar: _______________

A media mañana:_______________

Para comer:__________________

Para merendar:________________

Para cenar:___________________

 

Ahora solo tienes que llevar a cabo eso que has anotado en tu menú positivo y…¡a disfrutar!

Y recuerda…Somos lo que pensamos, así que aliméntate de pensamientos y cosas positivas cada día.

Chantaje emocional

Hola a tod@s después de un periodo de inactividad, Psicovitale vuelve con fuerza otra vez!

Queríamos retomar nuestro blog con una tema que sale frecuentemente en consulta: el chantaje emocional.

¿En qué consiste?

El chantaje emocional consiste en manipular o intentar controlar lo que piensa, hace o siente otra persona, utilizando las emociones y sentimientos. Frases del tipo “tú verás lo que haces” o “si te va mal no me pidas ayuda” son sólo algunos ejemplos que resumen este tipo de comportamiento.

Solemos pensar que las personas que realizan chantaje emocional son personas egoístas y con maldad, pero en realidad cualquier persona puede llegar a hacerlo. De hecho, normalmente este tipo de chantaje suele provenir de personas cercanas que pueden anticipar nuestra forma de sentir, pensar y actuar.

¿Por qué funciona el chantaje emocional?

El chantajista sabe que utilizando sus “armas” producirá una serie de emociones negativas en la otra persona, tales como miedo, culpa o indefensión. Además  sabe que su “víctima” no podrá gestionar esas emociones de otra forma que no sea obedeciendo a sus deseos. Como siempre que hace chantaje consigue lo que quiere hace que su comportamiento se vea “reforzado” y por tanto, vuelva a comportarse así siempre que no esté de acuerdo con algo o quiera conseguir algo de otra persona.

¿Es el chantaje emocional una forma de maltrato?

Cuando el chantaje emocional se lleva al extremo, menoscabando los derechos de la otra persona se convierte en una forma de maltrato psicológico. Las consecuencias para la persona que lo sufren pueden conllevar problemas de baja autoestima, y sentimientos extremos de ira y/o indefensión.

chantaje

¿Qué podemos hacer para protegernos?

  • Ser conscientes de que no somos responsables de la situación.
  • Darnos tiempo para pensar. Para ello, se puede aplazar la conversación.
  • Hacer que el chantajista asuma su responsabilidad, haciéndole ver que su opinión no es una verdad universal sino una opinión particular
  • Expresar de forma abierta y asertiva nuestra opinión defendiendo nuestros sentimientos y pensamientos, a la vez que hacemos ver al chantajista que aceptamos pero no compartimos su opinión.

Esperamos como siempre que este artículo os sea de ayuda. Recordad que si lo necesitáis podéis contactar con nuestro equipo de profesionales para realizar una consulta sobre este o cualquier otra tema.

Depresión en Navidad

Hola a tod@s!

Ahora que se acercan estas fechas tan especiales queremos hablaros de un fenómeno que se da con mucha frecuencia “la depresión navideña”. Vamos a llamar así a un estado de ánimo decaído que se parece mucho a la depresión normal, ya que la persona no tiene ganas de hacer nada, está triste y tiene una visión negativa de todo lo que le rodea.

Puede que esto te choque precisamente con el espíritu de estas fiestas pero se da frecuentemente especialmente a medida que se van cumpliendo años.

DEPRES~1

¿Cuáles son los factores que propician su aparición?

1. Recuerdos de seres queridos, personas que han muerto o que se encuentran lejos con los cuales no se puede compartir estas vivencias. Se echa de menos a esta persona y se recuerda con nostalgia los momentos navideños vividos, puesto que no pueden repetirse, el pensamiento será negativo hacia esa situación y la persona afectada no tendrá ganas de fiesta. Está focalizando toda su atención en ese acontecimiento o en esa persona que falta y no es capaz de ver el resto del ambiente, como otros familiares que sí están con ella, otras situaciones nuevas y positivas, etc.

2. Recuerdos negativos de todo lo sucedido durante el año, en ellos la persona recuerda más todo lo que le ha ido mal y hace que se sienta más desdichada en esta época del año.

3. Estar lejos de casa también hace que seamos más propicios a sentirnos así, ya que pensaremos en las Navidades pasadas y no aprovecharemos lo que nuestro nuevo lugar de residencia o trabajo puede ofrecernos.

4. Pensar en lo que no podemos tener. En estas fechas la felicidad parece basarse en el consumo y muchas veces no podemos conseguir lo que nos gustaría, sintiéndonos mal por ello.

¿Qué podemos hacer para sentirnos mejor?

  • Haz que los recuerdos de los fallecidos se conviertan en algo agradable. Rememora las cosas positivas de esa persona.
  • Hecha mano de los tuyos para superar los malos momentos, hablar y expresar tus sentimientos te ayudarán a sentirte mejor, además muchos de tus pensamientos serán extremadamente negativos, si los compartes tienes posibilidades de que alguien te ayude a desmontarlos y a que veas la parte positiva.
  • Aprovecha los momentos bajos para estar contigo mismo y relajarte
  • No te dejes llevar por la publicidad. Busca tu propia felicidad, no tiene porqué ser igual que la de los anuncios. Disfruta estando con los tuyos y teniendo vivencias positivas , no te compares, saldrás perdiendo en la mayoria de los casos, no olvides que la publicidad está exagerada para incitarnos al consumo, sería muy difícil estar a la altura. Busca tu propio nivel y disfruta de él.
  • Aprovecha tus recursos y sé creativ@

RECUERDA SER FELIZ DEPENDE SÓLO DE TÍ!!!

Siendo positivos ante la adversidad: la resiliencia

Hola a tod@s!

Hoy queremos hablaros de un tema muy importante y que se está estudiando desde la Psicología Positiva: la resiliencia.

Esta es un proceso de crecimiento, transformación y mejoría en el ser humano donde maneja los acontecimientos y dificultades estresantes de tal forma que se levanta más fuerte emocionalmente y exitoso. Para lograrlo utiliza sus fortalezas internas y los recursos externos con que cuenta. El término “resiliencia” se conoce más en el campo de las ciencias físicas y se refiere a la capacidad que tienen los materiales de resistir a choques imprevistos sin quebrarse, o a recobrar su forma original después de haber sido sometidos a altas presiones. Posteriormente se aplicó este término al campo de las ciencias sociales para referirse
a aquellas personas, que a pesar de enfrentarse a circunstancias desagradables o a ambientes de alto riesgo, se desarrollan y se mantienen psicológicamente sanas y exitosas (Ruthen 1993).

Esta no es propia de un puñado de personas; todos los individuos poseen la capacidad para desarrollarla. La forma como se logra es un proceso individual que se manifiesta de diferentes maneras, y que conlleva pensamientos, actitudes y conductas que pueden ser aprendidas y/o modificadas por cualquier persona. Para desarrollarla no existen fronteras de edad, cultura, religión, status económico, político o social. En todos los lugares del planeta existen seres humanos resilientes.
La resiliencia no es un estado inherente en el individuo sino la forma positiva y saludable de enfrentarse a la vida y a sus circunstancias. Es un proceso de adaptación que se desarrolla progresivamente con el tiempo. Las personas resilientes no son inmunes a experimentar sufrimiento y tristeza ante las dificultades y acontecimientos; no están exentas al dolor. Lo que las distingue de las otras personas es que saben sacar provecho de esas experiencias y conflictos, a medida que surgen en la vida y se van tornando más fuertes emocionalmente ante los obstáculos; transformándose en mejores seres humanos.

Un ejemplo muy típico de la resiliencia lo podemos ver en la naturaleza, así las ostras producen las perlas al generar una sustancia viscosa para mitigar el malestar que le producen los granitos de arena.

¿Cómo podemos ser más resilientes?

  • Teniendo una actitud positiva ante la vida
  • Pensando que los fallos son oportunidades para aprender
  • No teniendo miedo a equivocarnos cuando tomamos decisiones
  • Aprovechando al máximo la vida

Desde PsicoVitale os aninamos a mantener una actitud positiva!!!!

Impacto psicológico ante el cáncer de mama: La importancia de ser positivos

Hola a tod@s!

Dado que hoy es el Día Internacional de la lucha contra el Cáncer de Mama, queríamos dedicar este post para todas aquellas personas que estén sufriendo esta dura enfermedad y las secuelas psicológicas que conlleva, y ofreceros unos consejos psicológicos para intentar hacer que sea más llevadera dentro de lo posible.

Impacto psicológico de la enfermedad

1. Consecuencias psicológicas

Cuando se sufre una situación en la que la persona padece cáncer, el paciente siente un cansancio que puede convertirse en un síntoma enormemente ansiógeno, el cual interfiere no sólo con su capacidad para llevar a cabo las actividades de la vida diaria, sino con su capacidad para relacionarse con las personas del entorno, desencadenando, además, un gran aislamiento social y soledad.

La sensación de pérdida suele ser intensa en un enfermo cansado y gira en torno a la pérdida de funciones, de capacidades, de interés, de salud, de control sobre su vida y sobre la enfermedad, de energía. En muchos casos estas pérdidas van acompañadas de determinadas necesidades, como las de permanecer tumbados, solos o sentados la mayor parte del día.

Entre las consecuencias psicológicas del cansancio puede describirse el aislamiento social, ya mencionado previamente, que resulta no sólo de la incapacidad para mantener relaciones sociales, sino también para establecer nuevos vínculos.

Actividades que antes resultaban placenteras ahora no se pueden realizar, viéndose limitadas también las actividades laborales, por la aparición del síntoma.

Como consecuencia de todo ello, la autoestima del enfermo puede verse significativamente alterada, pudiendo aparecer sentimientos de frustración, incapacidad e inutilidad.

2. Tratamiento psicológico: ¿Qué podemos hacer desde la psicología para hacer más llevadera esta enfermedad?

Debido a que este síntoma de cansancio altera tan intensamente la calidad de vida del enfermo, el tratamiento psicológico puede servir de ayuda al tratamiento farmacológico, potenciando los efectos de éste y optimizando la calidad de vida del paciente.

El tratamiento psicológico del cansancio en el enfermo con cáncer incluye:

•  La planificación y preparación, tanto física como mentalmente, de actividades placenteras que no requieran un esfuerzo físico excesivo. Estas actividades se deberían planificar en momentos del día en los que el enfermo indique sentirse menos cansado. Así, se conseguirá distraer al paciente, reducir sus sentimientos de inutilidad y evitar la frustración que surge de no poder llevar a cabo actividades a veces excesivamente duras para él.

• La planificación de periodos de descanso en momentos puntuales del día, evitando que el enfermo permanezca constantemente tumbado.

• La búsqueda creativa de nuevas maneras de realizar actividades que se realizaban y disfrutaban antes de comenzar a experimentar cansancio. Sustituir una actividad por otra, o reducir el esfuerzo o el tiempo que se le dedica es un modo a veces aceptable de poder mantener una cierta continuidad en tales actividades.

• La psicoterapia puede ayudar al enfermo a delegar determinadas tareas sin sentirse necesariamente inútil, a aprender a pedir ayuda cuando la necesite sin sentirse culpable, y a reducir sus sentimientos depresivos en el caso de que existan. Asimismo, la psicoterapia irá encaminada a tratar la hostilidad, impotencia, irritabilidad y frustración que derivan del cansancio

• Mantener un buen equilibrio en la alimentación y un ritmo físico adecuado deberían formar parte de la rehabilitación. La consulta con un especialista en nutrición y un fisioterapeuta pueden facilitar la definición de un plan nutritivo y de un régimen de ejercicios adecuados a la capacidad física del enfermo.

3. Consejos que puedes llevar a cabo para hacer frente a la enfermedad de manera positiva:

1. Intenta mantener la mente ocupada en actividades gratificantes y que no impliquen grandes esfuerzos físicos como: pintar, leer, ver una serie entretenida, charlar con un amigo, etc.

2. Intenta crecerte ante la adversidad, manteniendo dentro de lo posible un pensamiento positivo ante la enfermedad. Evita pensar cosas negativas y busca lo positivo. Cuando vengan a ti los pensamientos negativos, procura evitarlos realizando una de las actividades que te proponíamos para permanecer ocupado en eso y no en los pensamientos negativos.

3. Intenta no dramatizar la situación más aún y réstale importancia. Cuando una persona sufre una enfermedad tiende a ver todo más negro aún de lo que es. Desde la psicología alimentarse de pensamientos negativos, incide en empeorar más en la enfermedad. En cambio, la mentalidad positiva puede incidir en un mayor bienestar en la enfermedad. ¡Ojo! Con esto no queremos decir que por pensar positivamente se vaya a superar la enfermedad, sino que incide en tener una mejora en la recuperación.

4. Intenta apoyarte en los demás y expresar cómo te sientes. Puedes apoyarte en una amiga o confidente que te escuche y te de buenos consejos.

5. Intenta mantener un ritmo de actividad física moderado, sal a pasear o a tomar el aire a un parque, por ejemplo. Procura no quedarte encerrada en casa todo el día sin hacer nada.

6. Procura llevar una alimentación adecuada aunque no tengas ganas de comer, ya que esto será muy importante para añadir vitalidad a tu cuerpo.

Y, ante todo, ¡recuerda que no estás sola! PSICOVITALE te apoya en la ayuda contra el cáncer de mama ofreciendo su ayuda psicológica. ¡Juntos podemos superarlo!

Adicción a las Nuevas Tecnologías


La mayoría de expertos coinciden en señalar que las nuevas tecnologías no generan, por sí mismas, la adicción. Las personas con determinados problemas previos son las que más recurren a ellas y hacen un uso indebido de las mismas.

Los jóvenes que se encuentran en situación de riesgo son aquellos que han crecido en un ambiente familiar poco propicio para su desarrollo o falto de un adecuado nivel comunicativo, suelen poseer una baja autoestima y tienden a huir de un mundo adulto que les resulta hostil, refugiándose en las nuevas tecnologías. A ello se une, en el caso de los adolescentes, el hecho de encontrarse en un periodo de cambios tanto físicos como emocionales. La no aceptación de la propia imagen corporal, la baja autoestima, la inseguridad y otros factores, pueden hacer de las nuevas tecnologías un refugio ideal para que los adolescentes proyecten ante los otros una imagen “más ideal” o incluso “irreal” de sí mismo para hacerla más atractiva según los vigentes cánones sociales.

Síntomas: ¿Cuando empezar a preocuparnos?

1-Cuando la actividad de la que sospechamos pasa a ser el centro prioritario para la persona. Todo lo demás pasa a segundo término, incluso actividades que antes eran placenteras como salir con los amigos.

2-Si se confirma un aislamiento del resto de la familia. Se pasa horas encerrado en su habitación y le cuesta respetar incluso los horarios de comida o sueño.

3-Se vuelve huraño e irascible. Discute fácilmente y no atiende a razones.

4-Se utiliza la mentira para justificar o tapar algunas de sus conductas. En casos extremos puede haber conductas de hurto para
conseguir dinero en el caso que lo necesite para seguir con su adicción. No reconoce que tenga un problema. No quiere hablar de ello.

Aproximación al tratamiento

-El tratamiento debe ajustarse a las peculiaridades de cada persona y sus circunstancias, teniendo en cuenta que la mayor parte de los afectados son adolescentes y, por tanto, sujetos a cambios orgánicos y psicológicos que se pueden vivir con cierto estrés. Idealmente, el primer paso requiere el reconocimiento del problema por parte del afectado, es decir, reconocer que se “está enganchado” y que tras comprender el problema, se adopte una actitud de motivación hacia el cambio. Se valorará la conveniencia de la abstinencia total o la implantación de un programa progresivo. En este último caso se podría fijar unos límites en tiempo o contenidos.

-Como objetivo fundamental deberá prestarse especial atención a los posibles motivos de base que han podido propiciar la adicción. ¿Tiene la persona problemas de algún tipo y el uso del ordenador u otros, le permite una válvula de escape? ¿Hay otro trastorno clínico que se expresa mediante esta conducta? ¿Cual es la relación con la familia y amigos?…. Estas y otras preguntas deben ser planteadas por el clínico a la hora de estructurar el tratamiento.

Si crees que tienes un problema de adicción a las nuevas tecnologías no lo dudes, ¡en Psicovitale podemos ayudarte!

La adicción y sus consecuencias ¿cómo superarlo?

La adicción es una enfermedad primaria o más bien un síndrome constituido por un conjunto de signos y síntomas característicos.

A lo largo del tiempo han existido y existen muchos tipos de adicciones. La adicción puede ser de carácter químico o conductual. Son adicciones químicas las drogas, alcohol, nicotina; y conductuales, el juego, entre otras.

Estas adicciones constituyen uno de los problemas más graves a los que se enfrenta hoy en día nuestra sociedad. Sin embargo, la mayoría de ellas pueden ser tratadas con éxito de la misma manera.

Podemos preguntarnos el por qué se consumen estas sustancias. La respuesta es que son sustancias a las que las personas pueden volverse adictas dado que producen un efecto excitante o relajante.

Si hablamos de dependencia debemos considerar, aparte de la dependencia física, la dependencia psíquica que producen estas sustancias.

Consecuencias de las adicciones

– Pérdida de control de la adicción, caracterizada por episodios compulsivos que llevan a invertir tiempo y energía importantes en la conducta adictiva, de modo que cada vez más el adicto funciona con más dificultad en su vida en general. Mientras el adicto insista en seguir con la adicción, el descontrol seguirá afectándolo.

– Daño o deterioro progresivo de la calidad de vida de la persona debido a las consecuencias negativas de la práctica de la conducta adictiva. Este deterioro se da en todas las áreas de la vida del adicto y se produce de manera progresiva, a través de las distintas etapas de la enfermedad adictiva.

– Uso de la adicción a pesar del daño producido, lo cual se manifiesta como la práctica continuada de la conducta adictiva, a pesar del daño personal y familiar involucrado como consecuencia de la adicción. Este síntoma es característico de la adicción y, cuando se presenta, es un marcador importante para el diagnóstico.

– Negación o Autoengaño, cuya función es la de separar al adicto de la conciencia que tiene sobre las consecuencias de la adicción en su vida. De esta manera se reduce la ansiedad y, además, se establece un equilibrio del cual el adicto se resiste a salir, y que además es la razón por la que el adicto insiste en volver a seguir con la adicción aún después de una crisis.

– La memoria eufórica es un proceso de memoria selectiva mediante el cual, de manera automática, aflora un recuerdo de la euforia asociada con episodios de la adicción en el pasado. No se recuerdan el sufrimiento o las consecuencias negativas. Por esta razón la memoria eufórica es un factor importante en las recaídas y en facilitar el autoengaño característico de la adicción.

– El pensamiento adictivo se le denomina al conjunto de distorsiones del pensamiento propias de la adicción, además de la negación y el autoengaño, estas distorsiones tienden a facilitar el proceso adictivo y despegan al adicto de la realidad de su enfermedad.

– La conducta de búsqueda es un conjunto de conductas aprendidas durante el proceso adictivo que de manera subconsciente acercan al adicto con la sustancia o con la conducta de su adicción, así como a las personas, lugares o situaciones relacionadas con su adicción. Esta conducta es evidente para los que observan al adicto, pero no así para el adicto, quien no se da cuenta del riesgo.

– Los deseos automáticos son disparados por las situaciones, los lugares y las personas relacionadas con la adicción, de modo que evocan memorias eufóricas asociadas a deseos de continuar con la adicción, que se acompañan de ansiedad e ideas repetidas de la misma. Estos deseos se siguen presentando por meses aún cuando el adicto esté en abstinencia y en recuperación.

– Obsesión o preocupación excesiva con respecto a las situaciones relacionadas con el consumo de sustancias psicotrópicas o prácticas de conductas. Esto lleva a invertir una energía mental desproporcionada en el proceso de adicción que resta a las actividades vitales importantes del adicto.

– Congelamiento emocional, producto de los cambios bioquímicos en el cerebro y, además, de las distorsiones psico-emocionales del proceso adictivo. Dificultad para identificar, manejar e interpretar los sentimientos, así como una actitud de intolerancia a algunas emociones, buscando la adicción como una forma de anestesia emocional.

Estos síntomas se pueden presentar todos juntos o de manera aislada y con distinta intensidad en un momento dado mayor o menor, así como pueden variar a lo largo del tiempo y con el avance de la enfermedad adictiva.

Pasos para superar una adicción

1. Lo más importante es admitir que tienes un problema, que estás dispuesto a corregirlo y abierto al cambio.

2. Todas las personas que padezcan una adicción deben deshacerse de todos sus prejuicios, abrir su mente y estar dispuestos a ser ayudados y llevar a cabo un tratamiento personalizado por un profesional.

3.  Intenta superar tu adicción uniéndote a una actividad, un equipo de algún deporte u otra clase de grupo, te ayudará a hacer nuevos amigos y comenzar un nuevo capítulo en tu vida en el cual la adicción no forma parte de ella.

4. Participa en grupos de apoyo que utilizan un conjunto de principios para recuperarse de comportamientos adictivos, compulsivos o de otra índole.

5. Es importante que acudas a terapia individual. Hay muchos métodos y técnicas para superar las adicciones, entre ellos,  la Terapia cognitivo-conductual, para cambiar y suprimir tus adicciones por unos hábitos de vida más saludables. También existe un modelo alternativo de recuperación que no requiere abstinencia total, sino que enseña un comportamiento racional y un uso racional de todas las sustancias. Este modelo se basa en que el abuso de una sustancia es un comportamiento aprendido y que cualquier comportamiento aprendido se puede des-aprender y ser reemplazado por comportamientos más apropiados. Este método te permitirá ganar confianza y dejar tu adicción poco a poco atrás de una manera saludable.

Si estás pasando por un problema de adicción, conoces a alguien que esté pasando por ello y no sabes cómo enfrentarlo y superarlo, te recomendamos que acudas a un especialista.

¡En PSICOVITALE podemos ayudarte a superarlo!

¡No quiero volver al trabajo!: Síndrome Postvacacional

Hola a tod@s!

Queremos dedicar nuestro primer post a un tema que es importante después de estar de vacaciones: el síndrome postvacacional.

Si desde que has vuelto de vacaciones te sientes triste, angustiado, sin ganas de hacer nada y tienes dificultad para concentrarte puede que estés experimentando este síndrome. Esta apatía y malestar se traduce en un peor rendimiento en el trabajo y conflictos con los familiares más cercanos (p.e. la pareja). Esto viene demostrado en el mayor número de divorcios y rupturas que se producen tras el periodo estival.

Algunas explicaciones que se dan se refiere al cambio de horarios experimentando, sin embargo, también puede darse por factores psicológicos. En la medida en que no nos gusta lo que nos rodea o lo que hacemos habitualmente, tenemos mayor probabilidad de experimentar este síndrome.

Si te sientes así no tienes que angustiarte sino pensar que es una gran oportunidad para reflexionar sobre tu vida, tu trabajo, tu relación de pareja, etc. Intenta pensar qué aspectos positivos y negativos tiene cada aspecto y proponte objetivos para intentar mejorar los negativos. De esta forma, estarás motivado por alcanzar nuevas metas y hará que enseguida te encuentres mucho mejor.

Además de esto, os dejamos algunos otros consejos que os pueden hacer más llevadero la vuelta al trabajo:

  • Establece un período de readaptación a la vuelta de las vacaciones. Intenta volver unos días antes de incorporarte al trabajo para poder ir asimilando el cambio y combina los pequeños placeres del verano, como el aperitivo o tomar unas cañas, con los hábitos cotidianos, como acostarse más pronto o echarnos la siesta.
  • No le des mucha importancia. Piensa en positivo: reencuentro con compañeros, vuelta al gimnasio y la vida activa. Plantéate que vuelves con energía renovada. Planifica viajes y otras actividades, aunque sean de corta duración para la vuelta se haga menos dura.
  • Evita comenzar un lunes. Reduciremos el impacto psicológico.
  • Asume responsabilidades poco a poco. No intentes solucionar todo lo acumulado en el primer día, ve poco a poco, gradualmente. Se consciente de que en unos días te habrás adaptado perfectamente y rendirás al 100%.
  • Haz ejercicio. Te ayudará a liberar el estrés del cambio, a relajarte y a superar los síntomas de la vuelta.
  • Cuida las comidas. No te saltes ninguna e intenta que sean saludables. Ayudarás a tu cuerpo.
  • Descansa. No pases de dormir 10 horas diarias a dormir 5. Intenta mantener tu ritmo de sueño de 7 u 8 horas diarias.

Esperamos que estos consejos os sean de ayuda y ya sabéis, si a pesar de ello os seguís encontrando mal después de un par de semana no dudéis en consultar con un profesional.